Está en Refranero Castellano > Refranes sobre la suerte y la lotería

REFRANES SOBRE LA SUERTE Y LA LOTERÍA

A amor y fortuna, resistencia ninguna.
A fortuna adversa no hay casa enhiesta.
A la fortuna, por los cuernos.
A la suerte hay que ayudarla con esfuerzo y sin dormirse.
A los audaces la fortuna les ayuda.
A mala suerte, envidia fuerte.
A quien lucha y suda la suerte le ayuda.
A suerte mala, paciencia y buena cara.
Acertar errando es suerte y no talento.
Afortunado en cartas, pocas faldas.
Afortunado en cartas, desafortunado en amores.
Afortunado en cartas, desgraciado en faldas.
Afortunado en el juego, desafortunado en amores.
Afortunado en el juego, desgraciado en amores.
Afortunado en el juego, tiene con que pagar los amores.
Afortunado en la suerte, desafortunado en el amor.
Al buen corazón la fortuna le favorece.
Al fulano, con tocarle la lotería, le vino Dios a ver.
Al hombre osado, la fortuna le da la mano.
Al que fortuna lo viste, fortuna le desnuda.
Al saber le llaman suerte.
Amor y fortuna no tienen defensa alguna.
Aunque te rompas el cuero, sin suerte no harás dinero.
Aunque tengas mucha suerte, nunca juegues con la muerte.
Bien baila a quien la fortuna le toca la guitarra.
Bien baila el que la fortuna le hace el son.
Bienes de fortuna, mudables como la luna.
Bienes de fortuna, mudan como la luna.
Boda mojada, novia afortunada.
Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte.
Buen palmito y buena altura, suerte son de estatura.
Buena muerte, es buena suerte.
Buena será tu suerte, si mueres antes de que llames a la muerte.
Cada cual hasta la muerte, tiene que afrontar su suerte.
Cada quien es artesano de su propia fortuna.
Cada quien tiene la suerte que se merece.
Caerle a uno la breva en la boca, no es suerte poca.
Clamarás al cielo, si ni a la séptima la suerte no llega.
Como la fortuna es ciega y loca, le da al primero que topa.
Como la fortuna es ciega, le da al primero con quien se tropieza.
Con buena suerte y prosperidad muy lejos llegarás.
Contra amor y fortuna, no hay defensa alguna.
Contra fortuna, no vale arte alguna.
Contra la buena o mala suerte, solo tiene poder la muerte.
Cosa dura y fuerte es dejar la costumbre, el hado y la suerte.
Cual es el hombre, tal su fortuna y nombre.
Cuando el dado ha salido de una mano, ya no se puede cambiar la suerte.
Cuando el grillo canta cerca de casa, la suerte entra por la ventana.
Cuando la suerte está mala, de adentro se resbala.
Cuando uno está de suerte, hasta la mujer pare hijos de otro.
Cuando uno más la precisa, es la suerte más remisa.
Cuanto más sepas, mejor suerte tendrás.
Cuanto mayor es la fortuna, tanto es menos segura.
Cuarentón y solterón, ¡qué suerte tienes, ladrón!
De enero a enero se enriquece mi lotero.
De enero a enero, la lotería para el lotero.
De la fortuna no esperes lo que de tu trabajo no obtuvieres.
De la muerte y la suerte, no hay quien se escape.
De suerte contentos, uno de cientos.
Deseando bienes y aguantando males pasan su vida los mortales.
Desgraciado en el juego, afortunado en amores.
Donde esperáis la suerte, viene la muerte.
Dos loterías puede el hombre tener: buena salud y buena mujer.
El hambre y la suerte esquiva, son fuentes de la inventiva.
El que juega por necesidad, pierde por obligación.
El que no echa nada es un tonto, y el que mucho, un loco.
El trabajo y la economía son la mejor lotería.
En el buen tiempo, amistades ciento; mudada la fortuna, ni una.
En lotería alcanza sólo quien no se cansa.
En lotería emplearás lo que te sobre y nada más.
En lotería y casar todo es acertar.
Entre las doce y la una, anda la mala fortuna.
Ese tiene ventura, que la procura.
Estudio vence fortuna.
Fortuna es buena escarmentar en cabeza ajena.
Fortuna gira sobre una rueda, que nunca está queda.
Fortuna sobre fortuna, mal sobre mal.
Fortuna te dé Dios, que el saber poco te basta.
Fortuna te dé Dios, talento no.
Fortuna va sobre una rueda que nunca está queda.
Fortuna y aceituna, a veces mucha y a veces ninguna.
Fortuna y ocasión favorecen al osado corazón.
Fortuna, a quien mucho halaga, tonto le para.
Fortuna, a veces, flecha y no hiere.
Hay desgracias con suerte.
Hay más días que fortuna.
Hay que vivir de tal suerte que quede vida en la muerte.
Hombre osado, bien afortunado.
Hombre poco afortunado, de nadie envidiado.
La buena fortuna, siempre es bien recibida.
La buena suerte persigue a los pícaros.
La buena suerte se pasa, y el saber se queda en casa.
La buena suerte, durmiendo al hombre le viene.
La buena ventura, poco dura.
La ciencia hace soberbios, la fortuna, necios.
La constancia decisiva vence al fin la suerte esquiva.
La diligencia es la madre de la buena fortuna.
La diligencia nunca se quejó de la fortuna.
La fortuna a los audaces ayuda.
La fortuna a unos les da todo, y a otros cosa ninguna.
La fortuna al temeroso desprecia y al osado ayuda.
La fortuna ayuda a los que se atreven.
La fortuna ayuda a los que se ayudan a sí mismos.
La fortuna de la mar, hace a unos bien y a otros mal.
La fortuna enloquece a los mismos que favorece.

La fortuna es ciega y no sabe con quién juega.
La fortuna es madrina de los necios.
La fortuna es un cristal, brilla, pero es frágil.
La fortuna es un montoncillo de arena: un viento la trae y otro se la lleva.
La fortuna es veleta, nunca se está quieta.
La fortuna gira sobre una rueda que nunca está queda.
La fortuna mal ganada, no luce ni dura nada.
La fortuna menos la encuentra quien más la busca.
La fortuna no cambia a los hombres; solamente les quita la máscara.
La fortuna pasa por cada puerta una vez y no diez.
La fortuna, a los necios ama y a los sabios desama.
La frugalidad es una fortuna por sí misma.
La lotería es verdad que nunca te pierde y sí te da a ganar.
La mala suerte es pelota que pega pero rebota.
La mejor lotería es una buena economía.
La mejor suerte de los dados es no jugarlos.
La muerte a unos da buena a otros mala suerte.
La muerte es la suerte, con una letra cambiada.
La rueda de la fortuna nunca es una.
La salud, como la fortuna, retira sus favores a los que abusan de ella.
La suerte de cada alma está escrita en su palma.
La suerte de la fea, la bonita la desea.
La suerte de la fea, la bonita la quisiera.
La suerte de la fea, la guapa la desea.
La suerte de tu alma, escrita esta en la palma.
La suerte del enano que fue a cagar y se cagó en la mano.
La suerte es de quien la tiene.
La suerte es loca y a cualquiera le toca.
La suerte es loca y a todos nos toca.
La suerte es para quien es, y no para quien la desea.
La suerte la pintan calva.
La suerte no es para quien la busca, sino para quien la encuentra.
La suerte no es para quien la busca.
La suerte no está en criarte, sino en casarte.
La suerte no se detiene, y es péndulo que va y viene.
La suerte nunca da, sólo presta.
La suerte y la muerte no escogen.
La superstición, trae mala suerte.
Las personas y la lotería están casados de noche y de día.
Llegar y besar, suerte es singular.
Lo que no ocurre en un año, ocurre en un día.
Lo que te ha tocado por suerte no lo tengas por fuerte.
Mal de muchos, consuelo de tontos.
Manos callosas, recias y fuertes; herramientas de toda suerte.
Más vale buen consejo que fortuna.
Más vale fortuna en tierra que bonanza en la mar.
Más vale mala suerte y buena muerte, que buena suerte y mala muerte.
Más vale una cuchara de suerte que una olla de sabiduría.
Moda y fortuna presto se mudan.
Mujer, mudanza y fortuna, tres veletas que son una.
Mujer, viento, tiempo y fortuna; pronto muda.
Nadie con su suerte está contento y todos con su talento.
Ni uno de cada ciento, de su suerte está contento.
Ninguno con su suerte esta contento, y todos lo están con su talento.
No busques a la vez fortuna y mujer.
No busques la suerte y te saldrá al paso.
No hay mejor lotería que el ahorro y la economía.
No olvides que la fortuna cambia como la luna.
No puede el hombre huir la fortuna que le ha de venir.
No sabe qué es fortuna, quien no la probó nunca.
No sometas a fortuna de una hora lo que has ganado en toda tu vida.
No te avergüence tu cuna, aunque sea ciega de fortuna.
No te fíes de la fortuna, que es mudable como la luna.
Novia mojada, novia afortunada.
Nunca convencerás a un ratón, de que un gato negro trae buena suerte.
¡Oh suerte injusta! Al rico se le muere la mujer y al pobre la burra.
Osadía y fortuna, son grandes amigas.
Paciencia y barajar, y esperar que la suerte sonría en la próxima partida.
Para quien no tiene a la suerte de su parte, todos los días son martes.
Quien guardar sabe, de la fortuna tiene la llave.
Quien juega por necesidad pierde por obligación.
Quien mete a la lotería que no se desespere, le tocara algún día.
Quien nace afortunado, le ponen huevos los gallos; y a quien nace para ruina, ni las gallinas.
Sé osado y serás afortunado.
Ser pobre y rico en un día, milagro es de santa lotería y si es el Gordo, más todavía.
Ser pobre y rico en un día, milagro es de santa lotería.
Ser un pobre diablo, sin suerte hasta para ser diablo.
Si la suerte no te da la razón, te dará con el cucharón.
Si yo supiera mi suerte, me reiría hasta de la muerte.
Solterón y cuarentón, ¡que suerte tienes ladrón!
Son de cobre las esperanzas del pobre.
Suerte te de Dios, hijo, que el saber de nada sirve.
Suerte te dé Dios, hijo, que el saber nada te vale.
Suerte te de Dios, hijo, que el saber poco basta.
Suerte, y al toro.
Tal es la suerte de todo libro prestado, que es perdido a veces y siempre estropeado.
Tal es la triste suerte de todo libro prestado; que es perdido a veces, o siempre vuelve estropeado.
Talento y suerte, prosperan siempre.
Tiempo y viento, mujer y fortuna, pronto se muda.
Todos los bribones tienen suerte.
Todos los hijos de puta tienen suerte.
Tras la fortuna guía el favor.
Tu bien y tu mal en tu mano están.
Una buena fortuna: un poco de tierra, un carro y una mula.
Viento en popa a toda vela; suerte y prosperidad donde la hubiera.
Viento, mujer y fortuna, mudables como la luna.
Yo he hecho lo que he podido, y la fortuna lo que ha querido.



Volver al Refranero


© Refranero Castellano