Está en Refranero Castellano > Refranes sobre la vejez

REFRANES SOBRE LA VEJEZ


Los refranes sobre la vejez son muy numerosos en el refranero castellano y se relacionan con ideas clave como sabiduría, experiencia, conocimiento, salud, enfermedad, sufrimiento, esfuerzo y, curiosamente, también con la juventud.
La vejez o tercera edad o senectud es un término antropo-social que hace referencia a las últimas décadas de la vida de una persona en las que se presenta un declive a nivel físico, cognitivo, emocional y social.
La sociedad actual denomina a las personas que entran en esta etapa de la vida como «persona mayor», «anciano», «adulto mayor» o «viejo».
Dado que no todos los individuos envejecen de la misma manera no puede establecerse una edad límite a partir de la cual se considere una persona como viejo. Es mejor referirse a la edad biológica, que indica el estado real del cuerpo, más que a la edad cronológica.


REFRÁN SIGNIFICADO

A canas honradas no hay puertas cerradas.
Al hombre mayor, dale honor.
Al viejo, amor y respeto.
Bendiga Dios la casa, donde hay viejo a la brasa.
Casa en que no hay un viejo, no vale un arvejo.
Casa que a viejo no sabe, poco vale.
Debajo de la barba cana, honra se guarda.
El niño que hace burla de un viejo, no llegará a ser viejo.
Madre vieja y camisa rota no es deshonra.
Quien a viejo quiera llegar, a los viejos ha de honrar.
Quien a viejo quiere llegar, bueno es que a los viejos empiece a honrar.
Quien con el viejo burló, primero rio y luego lloró.
Quien no sabe de abuelo, no sabe de bueno.

El refranero nos enseña que hay que honrar y respetar a los viejos.


REFRÁN SIGNIFICADO

Canas y armas, vencen las batallas.
Contra experiencia no hay ciencia.
Cuando el hombre es más anciano, tiene el juicio más sano.
Cuando no es oído el viejo, es evidente que está entre necios.
Del niño, el beso; del viejo, el consejo.
De los viejos, los consejos.
Del rico es dar remedio, y del viejo dar consejo.
Del viejo el dinero y el consejo.
Del viejo, el consejo.
Del viejo, el consejo; de la vieja, la conseja.
Del viejo, el consejo; y del rico el remedio.
Dentro del concejo, la lengua del viejo.
Dichoso el hogar a cuyas brasas se calienta un viejo.
Donde hay hombre viejo, no falta buen consejo.
Donde hay viejas, hay chismes y consejas.
Donde no hay viejo, no hay buen consejo.
El consejo del viejo frailuco: «hay que ser cuco».
El diablo sabe más por viejo que por diablo.
El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde.
El joven para obrar y el viejo para aconsejar.
El mejor consejo, el del viejo.
El perro viejo cuando ladra da consejo.
El refrán de los abuelos es probado y verdadero.
El saber está en los viejos; toma en cuenta sus consejos.
En casa donde hay un viejo, no faltará buen consejo.
En consejos, oye a los viejos.
En los viejos está el saber y en los mozos el poder.
Escucha a la vieja y ríete de la conseja.
Fraile viejo, buen consejo.
Hombre anciano, juicio sano.
Hombre viejo no necesita consejo.
Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos.
Los refranes y las tejas, son cosas de casas viejas.
Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Ni moza sin espejo, ni viejo sin consejo.
No desprecies el consejo de los sabios y los viejos.
No todos los viejos son sabios, ni todos los sabios son viejos.
Pídele al viejo el consejo, te irá bien con él y llegarás a viejo.
¿Por qué sabe el diablo tanto? Porque es viejo experimentado.
Por eso dicen que el diablo sabe tanto, porque es viejo.
Quien no oye consejo, no llega a viejo.
Quien no tiene un viejo, cómprelo a cualquier precio.
Refranes de viejas son sentencias.
Sensatez, dinero y consejo, del viejo.
Si necesitas consejo, pídelo al viejo.
Si quieres un buen consejo, escucha a los viejos.

Con el paso de los años y la experiencia acumulada llega la sabiduría y la astucia que se transforma en valioso conocimiento. Por su experiencia de la vida los viejos se convierten en personas sensatas y prudentes que son las que mejor pueden dar consejos.


REFRÁN SIGNIFICADO

Años y trabajo ponen el pelo blanco.
Ayer lucía mi cara, y hoy está ajada.
Calvicie, canicie, muelas y dientes son accidente; impotencia, arrugas y arrastre de pies, señal de vejez.
Canas son vejez y no saber.
Canas y falta de dientes son accidente; arrugas y arrastradera de pies, eso sí es vejez.
Cuando la vejez sale a la cara, toda la tez se empaña.
Cuanto más viejo, más pellejo.
Joven es quien está sano, aunque tenga ochenta años y viejo el doliente, aunque tenga veinte.
La cana engaña; el diente miente; la arruga, no deja duda.
Las canas y borrachez, no vienen por vejez.
La vieja a estirar su piel, y el diablo, a que la ha de encoger.
No es ninguno más viejo de cuanto lo parece.
Viejo es el que muere, aunque no haya cumplido los veinte, y joven el que vive, aunque haya cumplido los seis quinces.

El refranero distingue entre edad biológica y edad cronológica y define las arrugas y el arrastre de pies como propios de la vejez. El pellejo es un signo de vejez porque es la piel que se despega y cuelga del cuerpo y aumenta con los años.


REFRÁN SIGNIFICADO

El arreglo en las mozas es por bien parecer, y en las viejas por no aborrecer.
Ni moza fea, ni vieja hermosa.
Ni moza fea, ni vieja que no lo sea.
Ni perlas ni diamantes hacen a una vieja elegante.
No hay joven fea, ni vieja hermosa.
Quien tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
Vejez y belleza, no andan juntas en una pieza.
Vejez y hermosura nunca se vieron juntas.

El refranero afirma que juventud es sinónimo de hermosura en contraposición a la vejez que carece de ella. Estos refranes actualmente no tienen sentido porque la mayoría de las personas llegan a viejas en buena forma física.


REFRÁN SIGNIFICADO

A buey viejo, cencerro nuevo.
A buey viejo ¿para qué cencerro?
A burro viejo, aparejo nuevo.
A burra vieja, albarda nueva.
A casa vieja, portada nueva.
A la vejez, aladares de pez.
A la vejez, cascabeles en los pies.
A la vejez, cuernos de pez.
A la vejez, viruelas.
Remiendo nuevo, mal pega en paño viejo.
Un viejo sobre un potro, un loco sobre otro.
Vieja que baila, mucho polvo levanta.
Viejo a caballo, no doy por su vida dos chavos.
Viejo es Pedro para cabrero.
Viejo que baila, mucha alpargata gasta.
Viejo sí, pero no pendejo.
Ya es viejo Pedro para cabrero.

Estos refranes critican, con cierta ironía, a los viejos que hacen cosas impropias de su edad para parecer más jovenes, como teñirse las canas, vestirse de manera juvenil, enamorarse de una persona mucho más joven, etc. En sentido general, se refiere a lo que resulta inadecuado o desproporcionado. Los aladares son los mechones de pelo que caen sobre las sienes.


REFRÁN SIGNIFICADO

Abadejo y amor de viejo, todo es abadejo.
Al tomar mujer un viejo, tocan a muerto o a cuerno.
Al viejo que se casa con mujer hermosa, o pronto el cuerno o pronto la losa.
Al viejo recién casado, rechazarlo por finado.
A quien se casa viejo: muerte o cuernos.
Casado a los cincuenta, no llegará a los sesenta.
Casarse con un hombre de sesenta años mal apaño.
Cuando de los cincuenta pases, no te cases.
Donde hay una mujer moza y un viejo, el diablo no anda lejos.
El amor es carne para el mancebo y hueso para el viejo.
El corazón engaña a los viejos.
El corazón no envejece es el cuero el que se arruga.
El que viejo se casa, mal lo pasa.
El viejo que tiene mujer moza, ojo al timón y mano a la escota.
La mujer del viejo, relumbra como espejo.
La que con viejo rico va a matrimoniar, más piensa en el enviudar que en el casar.
Lluvia y sol, casamiento de vieja.
Mal retoza el viejo con la moza.
Moza casada con un viejo, mal parejo; mozo casado con una vieja, mala pareja.
Ni patos a la carreta, ni bueyes a volar, ni moza con viejo casar.
Nunca en la vejez, ni latín ni mujer.
Quien se casa viejo, o pierde la honra o pierde el pellejo.
Si con viejo te casaste, vieja te quedaste.
Todos: mozos, viejos, reyes y pastores estamos sujetos a sentir amores.
Veinte con sesenta, o tumba o cornamenta.
Vejez con amor, no hay cosa peor.
Vejez enamorada, chochera declarada.
Viejo amador, invierno con flor.
Viejo casado, muerto o corneado.
Viejo con joven en la cama, muy repleta tiene el arca.
Viejo con moza, mal retoza.
Viejo con mujer hermosa, mala cosa.
Viejo con mujer joven, casado, difunto o venado.
Viejo que boda hace, «requiescat in pace».
Viejo que con moza casó, o vive cabrito o muere cabrón.
Viejo que con moza casa, de cornudo no escapa.
Viejo que hace el amor, candidato al panteón.
Viejo que se casa con mujer moza, o pronto el cuerno, o pronta la losa, si no son ambas cosas.
Viejo que se enamora, cerca tiene su última hora.
Viejo recién casado, ¿qué haces? Huérfanos hago.

Todos estos refranes están en contra del amor en esta fase de la vida y refieren los perjuicios que le reportan al anciano el enamoramiento y/o el matrimonio.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al viejo pelele, todo le duele.
A más años, más daños.
Ancianidad, hermana de la enfermedad.
Basta con ser viejo para estar enfermo.
Casa vieja todo es goteras.
De los viejos viven los médicos.
Donde hay celos, hay amor; donde hay viejos, hay dolor.
El viejo, ya por serlo es un enfermo.
En la mocedad todo son flores, en la vejez dolores.
En vestido viejo, cada dia agujeros nuevos.
Hombre viejo, cada día un duelo nuevo.
Juventud, salud; larga edad, continua enfermedad.
La enfermedad y el anciano, siempre de la mano.
Llanto de niño, lluvia de estío; llanto de viejo, lluvia de invierno.
Más envejecen las penas que las canas.
Mujer enferma, mujer eterna.
Ni sábado sin sol, ni moza sin amor, ni viejo sin dolor.
Ni en la mocedad virtud, ni en la vejez salud.
Ni virtud en la juventud, ni en la vejez salud.
No hay sábado sin sol, ni viejo sin dolor.
No hay vieja sin queja.
¿Qué es la vejez?: estornudar, toser y preguntar qué hora es.
Vejez, ausencia de bien.

El refranero alude a los achaques propios de la vejez, a las limitaciones físicas y pesares que afectan a los viejos, a la tristeza por la pérdida de seres queridos. La vejez puede ser una etapa de dolor y enfermedad.


REFRÁN SIGNIFICADO

Da la manzana al niño y al viejo el libro.
Estáse el viejo muriendo, y cada día está aprendiendo.
Estáse la vieja muriendo y está aprendiendo.
Más vale aprender de viejo que morir necio.
Más vale preguntar viejo, que morir necio.
Ya muy viejo Salomón, de un niño tomó lección.

A cualquier edad se aprende algo nuevo, el aprendizaje no tiene edad.


REFRÁN SIGNIFICADO

A barco nuevo, capitán viejo.
Buey viejo mal tira, pero bien guía.
Buey viejo, lleva el surco derecho.
Buey viejo no pisa mata y si la pisa no la maltrata.
Buey viejo, surco derecho.
Burro viejo mal tira, pero bien guía.
El diablo sabe más por viejo, que por diablo.
El hombre experimentado, es hombre viejo y gastado.
La experiencia es la madre de la ciencia.
La larga experiencia, más que los libros enseña.
La práctica vale más que la gramática.
Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Muchas buenas sopas se hacen en ollas viejas.
¿Por qué sabe el diablo tanto? Porque es viejo experimentado.
Quien ha sido cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina bien lo sabe.
Vieja gallina, hace un caldo cosa fina.

Estos refranes elogian la experiencia adquirida durante años que hace desempeñar bien cualquier actividad u oficio por haberlo hecho durante mucho tiempo.


REFRÁN SIGNIFICADO

A la losa, tan presto va la vieja como la moza.
A la mocedad, ramera; a la vejez, candelera.
A la vejez y a la juventud les espera el ataúd.
Cuando joven de ilusiones, cuando viejo de recuerdos.
De joven, putero; y de viejo, santero.
De mozo, a palacio; de viejo, a beato.
De mozo, largo; de viejo, avaro.
El amor es carne para el mancebo y hueso para el viejo.
El amor es fruta para el mancebo y veneno para el viejo.
El joven armado y el viejo arrugado.
El joven conoce las reglas y el viejo las excepciones.
El joven libidinoso, se hace viejo pronto.
El joven para aferrar, y el viejo para el compás.
El joven para obrar y el viejo para aconsejar.
El joven puede morir, el viejo no puede vivir.
El joven se hincha para vivir, y el viejo para morir.
El niño engorda para vivir y el viejo para morir.
En la mocedad todo son flores, en la vejez dolores.
En los viejos está el saber y en los mozos el poder.
Juventud con hambre quisiera yo y vejez con hartura no.
Juventud que vela y vejez que duerme, señal de muerte.
Juventud, calor y brío; vejez, tembladera y frío.
Juventud, salud; larga edad, continua enfermedad.
La juventud tiene la fuerza y la vejez la prudencia.
Más vale una vieja sola que mil mozas.
Más vale viejo asentado, que mozo desatinado.
Más vale viejo que mozo y medio.
Ni en la mocedad virtud, ni en la vejez salud.
Ni virtud en la juventud ni en la vejez salud.
No hay mozo triste ni viejo alegre.
No hay viejo que no haya sido buen mozo.
Si te sobra el tiempo de joven, de viejo se te esconde.
Si el mozo supiera y el viejo pudiera ¿qué se les resistiera?
Si el mozo supiese y el viejo pudiese, no habría cosa que no se hiciese.
Vencen en la mocedad los días buenos y para la vejez quedan los duelos.

La contraposición juventud/vejez llena el refranero de observaciones y enseñanzas. Cada edad tiene sus ventajas e inconvenientes. Aunque la llegada de la vejez implica una pérdida de vigor y de facultades físicas, existe la compensación de la sabiduría que aporta la experiencia.


REFRÁN SIGNIFICADO

A juventud ociosa, vejez trabajosa.
A mocedad ociosa, vejez trabajosa.
A mocedad sin vicio y de buena pasada, larga vejez y descansada.
A mocedad viciosa, vejez penosa.
El hombre vago, a la vejez tendrá el pago.
El que de joven come gallina, de viejo echa las plumas.
El que de joven come sardina, de viejo caga la espina.
El que de joven corre, de viejo trota.
El que de joven no trabaja, de viejo duerme en paja.
El que de joven no trota, de viejo galopa.
El que de joven no trotea, de viejo galopea.
Gana ahora que eres nuevo, para que puedas gastar de viejo.
Guarda mozo, y hallarás viejo.
Guardar para la vejez, acierto es.
Joven madrugador, viejo trasnochador.
Juventud licenciosa, vejez penosa.
La vida pasada, hace la vejez pesada.
Mocedad ociosa, vejez trabajosa.
Mozo bien doctrinado, será viejo descansado.
Mozo jaranero, cuando viejo pordiosero.
Quien de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.
Quien de mozo anda a caballo, de viejo, a pie y descalzo.
Quien de mozo come gallinas, de viejo tendrá que comer sardinas.
Quien tuvo y ahorró para la vejez guardó.
Quien tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
Vejez y mala salud reflejan las faltas de la juventud.

El refranero afirma que en la vejez se recogen los frutos sembrados en la juventud.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al hombre viejo, vino de estreno.
Bebe vino y come queso y llegarás a viejo.
Buen vino y sopas hervidas, le alargan al viejo la vida.
Bueno es para la vejez, a ratos leche y a ratos vino de Jerez.
Cada día alguna vez, bebe vino de Jerez y tendrás buena vejez.
Come niño y crecerás; bebe, viejo, y vivirás.
Con leche y vino el viejo se hace niño.
Con vino y vida tranquila, la vejez llega de maravilla.
Cuando el viejo no bebe, cerca está de la muerte.
Cuando el viejo no puede beber, la fosa le pueden hacer.
El buen vino añejo hace al hombre niño y remoza al viejo.
El vino añejo, hace hombres a los niños y mozos a los viejos.
El vino de Jerez, buen jarabe para la vejez.
El vino de Jerez, remoza la vejez.
El vino es la teta del viejo.
Jamón cocido en vino, hace al viejo niño.
La leche y el vino hacen al viejo niño.
La vejez es segunda niñez.
Los viejos a la vejez, se tornan a la niñez.
Los viejos son dos veces niños.
Niños y viejos, todos son parejos.
Para alargar la vejez, a ratos buenas sopas, con manzanilla o Jerez.
Tórnanse los viejos a los años primeros.
Viejo viejiño, vuelve a ser niño.
Vuelve a ser niño el viejo y le da la teta el vinatero.

El refranero deja constancia de la regresión infantil propia de esta etapa de la vida y de la apetencia del anciano por el vino.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al burro viejo, poca carga y poco pienso.
Al charro viejo quítesele la cena y se le hará obra buena.
Al hombre viejo, vino de estreno.
Bueno es para la vejez, a ratos leche y a ratos vino de Jerez.
Buen vino y sopas hervidas, le alargan al viejo la vida.
Coles con tocino añejo, hacen mozo al viejo.
Come poco si eres viejo y conservarás el pellejo.
Come poco y cena temprano, si quieres llegar a anciano.
Come poco, bebe el doble, duerme el triple, ríe cuatro veces y llegarás a viejo.
El agua ni envejece ni empobrece.
El que bien come y bien digiere, solo de viejo se muere.
Fruta y camino diario, para ser centenario.
La salud del viejo, más que en el plato, está en el zapato.
Leche y huevos, de hombres viejos hacen nuevos.
Nadie envejece a la mesa.
No le quiere mal quien hurta al viejo lo que ha de cenar.
No le quiere mal, quien le quita al viejo de cenar.
Pan caliente y uvas, a las mozas ponen mudas y a las viejas quitan las arrugas.
Pan tierno y vino añejo, dan vida al viejo.
Pollo nuevo y vino anejo, hacen mozo al hombre viejo.
Por atreverse a comer conejo, se murió un viejo.
Quien bien come y bien digiere sólo de viejo se muere.
Si quieres llegar a viejo, poca cama, poco plato y mucha suela al zapato.
Si quieres vivir cien años, toma miel todos los días del año.
Si quieres vivir muchos años mengua tu bocado.
Si quieres vivir sano, anda una legua más por año.
Viejo que buen vino bebe, tarde muere.

Aconseja el refranero que los viejos realicen ejercicio y una alimentación sana, que no coman mucha cantidad, que cenen poco, recomienda ciertos productos, especialmente vino y sopas, y desaconseja otros.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al buey viejo, múdale el pesebre y dejará el pellejo.
Al hombre viejo, múdale la tierra y dará el pellejo.
Al viejo, múdale el aire y darte ha el pellejo.
Conejo viejo mudado de caño, no dura un año.
Mudar de costumbre al viejo cuéstale el pellejo.

Los viejos están acostumbrados a su casa, su entorno, sus amigos y sus hábitos. Cuando se les cambia de lugar o de ciudad se afectan bastante, incluso a veces puede costarles la vida. «Dar el pellejo» significa morirse.


REFRÁN SIGNIFICADO

Llagas viejas, tarde sanan.
Llagas y cuentas viejas, malas llagas y malas cuentas.

Los cuerpos de más edad necesitan más tiempo para repararse. Estos refranes aluden a que las heridas cicatrizan más lentamente en los más viejos.


REFRÁN SIGNIFICADO

Abriga bien el pellejo si quieres llegar a viejo.
Catarro, casamiento, cagalera y caída son las cuatro «ces» que quitan al viejo la vida.
Caída, casamiento y catarro, tres «ces» que mandan al viejo a mascar barro.
De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga.
En abril se quita la vieja el mandil.
La vieja escarmentada, pasa el rio arremangada.
Si quieres llegar a viejo, guarda aceite para el pellejo.
Si quieres llegar a viejo guarda el sudor en tu pellejo.
Si quieres vivir sano, hazte viejo temprano, y la ropa de invierno tráela en verano.
Tres «ces» matan a los viejos: caída, cámara y casamiento.

Los viejos tienen que tomar muchas precauciones para no ponerse enfermos, especialmente abrigarse bien.


REFRÁN SIGNIFICADO

A perro viejo, no hay quien le enseñe trucos nuevos.
Burro viejo no aprende idiomas.
Caballo viejo no aprende trote nuevo.
Costumbre de mocedad, no se deja en la vejendad.
Cuanto más viejo, más pellejo.
El viejo verde sólo en la sepultura lo pierde.
Es más fácil enderezar un cuerno que enderezar a un viejo.
No mandes al niño que se eche, ni al viejo que se levante.
Pájaro viejo no entra en jaula.
Perro viejo no aprende trucos nuevos.

Debido a los hábitos adquiridos durante toda su vida, es difícil que los viejos cambien, más bien su carácter, comportamiento, inclinaciones e instintos se acrecientan con el paso de los años.


REFRÁN SIGNIFICADO

A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir.
Una vieja y un candil, la perdición de una casa; la vieja por lo que gruñe y el candil por lo que gasta.

Los viejos duermen poco y se quejan mucho.


REFRÁN SIGNIFICADO

El viejo, olvida lo reciente y recuerda lo añejo.
Un viejo olvida lo de hogaño y recuerda lo de antaño.

La vejez provoca un deterioro cognitivo que hace que el viejo olvide hechos que ocurrieron recientemente pero que recuerde cosas que han ocurrido hace mucho tiempo.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al viejo no le falta que contar, ni al sol ni al hogar.
Antes faltarán peces en el mar que le falten al viejo cosas que contar.
La vieja de dos cuarenta, sus mocedades cuenta y el alma se calienta.
Viejo al sol, y vieja al rincón, y mozo en campo, mujeres en horno, y mozas en arrollo, dicen y hablan de todo.

Los viejos tienen muchas historias que contar.


REFRÁN SIGNIFICADO

El horno y la vieja por la boca se calientan.
El viejo y el horno por la boca se encienden.
En enero enciende la abuela el brasero.
En enero se hiela el agua en el puchero y la vieja en el cuquero.
En enero se hiela la vieja detrás del puchero.
En enero se hiela la vieja en el lecho.
Enero y febrero, desviejadero.
En mayo, busca la vieja el sayo.
La leña del cerezo, salta a la cara del viejo.
La lumbre, para los viejos; el aire y la calle, para los mancebos.
La vieja de los años mil guardaba pan para mayo y leña para abril.
La viejecita que supo vivir, pan para marzo, leña para abril.
Llanto de niño, lluvia de estío; llanto de viejo, lluvia de invierno.
Juventud, calor y brío; vejez, tembladera y frío.
La muerte tiene las piernas frías.
La vejez es fría, y la muerte mas todavía.
Otoño e invierno, malas estaciones para los viejos.
San Antón, frío y tristón, mete a los viejos en un rincón.
San Antón, viejo y meón, mete a las viejas en el rincón.
Si tienes frío en verano o eres viejo o estás malo.

Los viejos tienen siempre sensación de frío porque les fallan los mecanismos de termorregulación lo que produce una bajada de la temperatura corporal y un aumento del riesgo de enfermedades, sobre todo respiratorias.


REFRÁN SIGNIFICADO

A la losa, tan presto va la vieja como la moza.
A la vejez y a la juventud les espera el ataúd.
A los cien años todos calvos.
A mis años llegarás, o la vida te costará.
Antes de mil años, estaremos todos calvos.
A viejo has de llegar, o el diablo te ha de llevar.
Cuando llegues a los cuarenta, deja de hacer las cuentas.
Dando tiempo al tiempo el mozo llega a viejo.
De aquí a cien años, todos calvos.
De joven se puede llegar a viejo; pero de viejo, sólo soltar el pellejo.
Dicen que es malo llegar a viejo, pero es peor no llegar a serlo.
El mozo puede morir, y el viejo no puede vivir.
El papa y el zapatero, ambos van por un rasero.
El pobre y el cardenal, todos van por igual.
El que no se muere joven, de viejo no se escapa.
Hasta la muerte, todo es vida.
La muerte mide a todos con el mismo rasero.
La muerte se lleva igual al párvulo que al viejo.
La muerte todo lo barre, todo lo iguala y todo lo ataja.
Muérese el rey, el papa y el que no tiene capa.
Nadie es tan viejo que no piense vivir otro año.
Nadie quiere ser viejo, pero todo el mundo quiere llegar a viejo.
Nadie se hace calvo en un rato, sino paso a paso.
No hay vida sin muerte, ni placer sin pesar.
No hay viejo que no haya sido buen mozo.
No te mofes de los viejos, que de ellos no estamos lejos.
Para enfermedad de años no hay medicina.
Pasando el tiempo, llegamos a viejos.
Pena de muerte tiene el que a viejo no llegue.
Ricos y pobres, flacos y gordos, todos muerden el polvo.
Tan presto se va el cordero como el carnero.
Vejez, mal deseado es.
Viejo soy y viejo serás: cual me veo, tal te verás.

Una de las características del ser humano es su temporalidad. El inexorable paso del tiempo nos conduce hacia la inevitable muerte. El refranero trata la dialéctica vida-muerte y afirma que la vida es fugaz, que todo el mundo llega a viejo y que, tarde o temprano, todo el mundo se muere.


REFRÁN SIGNIFICADO

Al viejo y al bancal, cuanto les puedas sacar.
Al viejo y al olivar, lo que se les pueda sacar.
El que se casa con vieja fea y sin dote, es tonto de capirote.
La juventud del viejo está en el bolsillo.
Más vale vieja con dineros que moza con cabellos.
Ni para mozo hay mal cocinero, ni para viejo fiel despensero.
Si de hacienda goza, hasta la vieja es moza.

Estos refranes hacen referencia a los que intentan aprovecharse de los viejos que tienen dinero.


REFRÁN SIGNIFICADO

Años y desengaños hacen a los hombres huraños.
El que va para viejo va para pendejo.
Guárdate de falsa vieja y de risa de mal vecino.
Llegada la ocasión, el más viejo, el más ladrón.
Los viejos son codiciosos y maliciosos.
Los viejos son como los cuernos: duros, huecos y retorcidos.
Viendo a esas viejas granujas, sí se puede creer en brujas.
Viejos, vi muy pocos que no fuesen maliciosos.

Pocos refranes critican a los viejos, pero algunos hay.


REFRÁN SIGNIFICADO

El mozo durmiendo sana y el viejo se acaba.
Joven que nada duerme y viejo que siempre duerme, cercana tienen la muerte.
Juventud que vela y vejez que duerme, señal de muerte.

Según el refranero, los trastornos del sueño en los ancianos, especialmente el estar siempre dormido indica que cerca tienen la muerte.


REFRÁN SIGNIFICADO

A los cincuenta, el mal del mes ya no lo ves.
A los setenta, pocas bocas conservan su herramienta, y es regla general que desde los cincuenta ande mal.
Al llegar el hombre a la vejez, oye lo que no oye y ve lo que no ve.
A partir de los cincuenta, de la bragueta no hagas cuenta.
Cuando era moza, meaba por un punto, ahora que soy vieja, méolo todo junto.
Hombre entrado en días, las pasiones frías.
Hombre viejo, saco de huesos.

Menopausia, falta de dientes, sordera, ceguera, impotencia, son algunos males que aquejan a las personas ancianas.


REFRÁN

A la mujer y al galgo, a la vejez les aguardo.
A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal.
A la vejez, dinero y mujer.
A más años, más desengaños.
A más años, más pecados.
A mucho vivir, muchos duelos y mucho de que arrepentir.
A norte joven y a sur viejo, no les fíes el pellejo.
A viejo llega uno con secretos.
Ahorrar para la vejez, ganar un maravedí y beber tres.
Al son que llora la vieja, canta el cura en la iglesia.
Al viejo se le cae el diente pero no la simiente.
Al viejo, un potro; pero al muchacho, caballo viejo.
Amor de vieja, si es que se toma, presto se deja.
Burlas pesadas, ni para viejas ni para casadas.
Calentura cuartana, a los viejos mata y a los mozos sana.
Conforme aumentan los años, aumentan los desengaños.
Cortan más las viejas que las tijeras.
Cuando la vieja se alegra, de su boda se acuerda.
Cuando la vieja se remoza, andar ligera debe la moza.
Cuando llueve y hace sol, hace la vieja el requesón.
Cuando los hijos son pequeños cuentan los padres sus picardías, cuando los padres son viejos cuentan los hijos sus tonterías.
Cuando uno va para viejo, es más fácil pillar una liebre que un conejo.
De lo que el niño se duele, el viejo se muere.
De niño, rey; de mozo, capitán; de casado, burro y de viejo, perro.
De tres cosas no fíes: de salud de viejo, de alegría de jugador y de cielo estrellado.
De vieja galana, no te fíes nada.
Del joven voy, del viejo vengo.
Donde no alcanza el viejo, alcanza el tejo.
Donde no hay boticarios ni médicos, los hombres se mueren de viejos.
Duelos hacen viejos.
El dinero y la vejez, te ponen contra la pared.
El hipo, en el niño para vivir, en el viejo para morir.
El hombre viejo, en su tierra es extranjero.
El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde.
El hombre viejo y sabio no goza con una vieja sino con veinte mozas.
El parir embellece y el criar envejece.
El que llega a viejo y no se casa, sin carne no se pasa.
El que no oye consejo, no llega a viejo.
El que tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
El tiempo el ropavejero: se lleva los días viejos y los vende nuevos.
El tiempo todo lo cura, menos vejez y locura.
El trabajo ennoblece, pero también envejece.
El viejo el hipo para morir, el niño el hipo para vivir.
El viejo en su tierra y el mozo en la ajena mienten de igual manera.
El viejo por honor, el mancebo por dolor.
El viejo que casa con niña, uno cuida la cepa y el otro la vendimia.
El viejo que se cura, cien años dura.
El viejo quiere más vivir, para más ver y oír.
El viejo centenario nunca vio dos primaveras en un año.
El viejo pone la viña y el mozo la vendimia.
El viejo por no poder y el mozo por no saber, dejan las cosas perder.
El viejo por no poder y el mozo por no saber, quédase la moza sin lo que puedes entender.
El viejo por no poder, deja las cosas a medio hacer.
El viejo que no tiene, fortuna no espere.
En llegando al seis y cero, los abriles se vuelven eneros.
Fiar del mozo y esperar del viejo, no te lo aconsejo.
Gallo viejo, con el pico mata.
Hay quien a los veinte años es viejo y a los cuarenta pellejo.
Heredad por heredad, una hija en la vieja edad.
Hijo de viejo, niño con talento.
Hipo de niño para vivir, el del viejo para morir.
Hízose viejo el diablo y se metió a ermitaño.
Hombre anciano, cuando muere poco llorado.
Hombre anciano, cuando muere no es llorado.
Hombre valiente no muere de viejo.
Indio, pájaro y conejo no metas en tu casa aunque te mueras de viejo.
La mujer el pan amasa y el viejo manda en casa.
La necesidad hace a la vieja trotar.
La vejez es deseada, pero cuando llega, odiada.
Las muchas Navidades dicen las verdades.
Las viejas hilan temblando, por temor a la muerte y al diablo.
Llora el niño por su bien, mas el viejo por su mal.
Lo nuevo place y lo viejo satisface.
Lo viejo enfada y lo nuevo agrada.
Malo es el zamarro de espulgar, y el viejo de castigar.
Más lo quiero mozo y pobre que viejo que se doble.
Más quiero viejo que me regale, que mozo que me mande.
Nariz de santo viejo no huele el incienso.
No des a guardar ni al niño el bollo, ni al viejo el coño.
No hacen viejo los años, sino otros daños.
No hay forastero que venga de mala gente, ni viejo que no haya sido valiente.
No hay mejor espejo, que el amigo viejo.
No hay vida más trabajosa que vejez menesterosa.
No hay viejo que no haya sido valiente, ni vieja que no haya tenido sus veinte.
No te hacen viejo tus años, sino tus sayos.
Nuevos tiempos, camisas viejas.
Oye los consejos la vieja como el gotear de las tejas.
Oyendo nuevas me hago vieja.
Padres viejos, hijos huérfanos.
Poco a poco hila la vieja el copo.
Por más que oigas consejos no te harás más rápido viejo.
Qué largos son los años en la niñez y cómo se acortan en la vejez.
Quien de viejo engorda, dos mocedades goza.
Quien se acuesta con una vieja, se levanta jubilado.
Si a viejo quieres llegar, las cargas has de soltar.
Si de mozo ganas y no das, de viejo te acordarás.
Tantos trabajos y en la vejez andrajos.
Tres años vive un hurón, tres hurones un perro, tres perros un caballo y tres caballos un viejo.
Uva a uva llenaba la vieja la cuba.
Vieja de tres veintes, no es raro que el demonio la tiente.
Vieja de tres treintas, aún se alboroza cuando sus bodas cuenta.
Vieja que cura, te lleva a la sepultura.
Vieja verde y caprichosa ni fue buena madre ni buena esposa.
Viejo bien cuidado puede vivir muchos años.
Viejo es el viento y todavía sopla.
Viejo que se cura, cien años dura.
Viejo que paga compañía, mantiene tres casas en un día.
Viejo con las piernas corvas, donde quiera que te pongas, en todas partes estorbas.
Vino y amores, de viejo los mejores.
Vive tu vida y olvida tu edad.
Zorra vieja huele la trampa.
Zorro viejo es más astuto.
Zorro viejo, huele la trampa.



Volver al Refranero