Está en Refranero Castellano > Refranes sobre el trabajo

REFRANES SOBRE EL TRABAJO



A juventud ociosa, vejez trabajosa.
Al mal trabajador no le viene bien ningún azadón.
Al que madruga Dios le ayuda, si madruga con buen fin.
Al trabajo no llego porque estoy cojo, pero voy a la taberna poquito a poco.
Antes que acabes, no te alabes.
Años y trabajo ponen el pelo blanco.
Aquel es tu hermano que te quita el trabajo.
A quien trabaja, el día nunca le parece largo.
A quien trabaja, no le falta su paga.
Ata bien y siega bajo, aunque te cueste trabajo.
Aunque no sea más que por el mísero afán de descansar, debemos trabajar.
Aunque sólo fuese por el gusto de descansar, todos los hombres deberían trabajar.
Bien cena, quien bien trabaja.
Comer sin trabajar, no se debe tolerar.
Como el comer es diario, trabajar diariamente es necesario.
Criada trabajadora, hace perezosa a su señora.
De Dios para abajo, cada cual vive de su trabajo.
De tejas para abajo, todo el mundo vive de su trabajo.
Después del trabajo viene la alegría.
Dudoso es heredar y seguro trabajar.
Durmiendo es, y me canso, ¿que no será trabajando?
Echar por el atajo no siempre ahorra trabajo.
El brazo a trabajar, la cabeza a gobernar.
El buen cirujano opera temprano.
El día para el trabajo; la noche para el descanso.
El hombre a trabajar y la mujer a gastar.
El propósito de trabajar, es llegar a descansar.
El que algo quiere, algo le cuesta.
El que de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.
El que de mañana se levanta en su trabajo adelanta.
El que hace un cesto hace ciento, si le dan mimbres y tiempo.
El que no trabaja de pollinejo, trabaja de burro viejo.
El que por necesidad trabaja, poco tiene y poco gana.
El que trabaja honrado, se vuelve jorobado.
El que trabaja mucho, no tiene tiempo de hacer dinero.
El que trabajando se hizo rico, vivió pobre y murió rico.
El trabajo mata al asno, pero no mata al amo.
El trabajo y la economía son la mejor lotería.
En casa del pobre cuando no se trabaja no se come.
En cualquier trabajo u obra, el que no ayuda estorba.
En esta vida caduca, el que no trabaja no manduca.
Es virtud el trabajar, como también el guardar.
Hace más el que quiere que el que puede.
Hasta arrancar un ajo cuesta su trabajo.
Igual me da estar arriba que abajo, si soy el que trabajo.
La paciencia, en los trabajos se prueba.
Lo que más trabajo cuesta, más dulce se muestra.
Lo que no se empieza, no se acaba.
Madruga y verás; trabaja y habrás.
Manos que trabajan, no son manos, sino alhajas.
Más fácil es la obra juzgar que en ella trabajar.
Más vale holgar, que mal trabajar.
Mejor se guarda lo que con trabajo se gana.
Mujer casada que trabaja, trabaja fuera y trabaja en casa.
No hay atajo sin trabajo.
No hay cosa que canse más que el trabajo, si no es el holgar.
No hay mejor herencia que trabajo y diligencia.
No hay mejor lotería que el trabajo y la economía.
Padre millonario y trabajador, hijo vago y malgastador.
Para ganar, forzoso es trabajar.
Por el trabajo llegan arriba los que están abajo.
Premio del trabajo justo, son honra, provecho y gusto.
Quehacer trabajoso, quita alegría y reposo.
Quien bien come bien trabaja.
Quien con amor trabaja, al otro lleva ventaja.
Quien de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.
Quien huye del trabajo huye del descanso.
Quien mucho abarca, poco aprieta.
Quien tarde se levanta, todo el día trota.
Quien trabaja con afán, pronto ganará su pan.
Si el ocio te causa tedio, el trabajo es buen remedio.
Si quieres plata, trabaja.
Si trabajas por tu cuenta, nunca te saldrán las cuentas.
Sufre por saber y trabaja por tener.
Trabaja cada día como si fuere el último de tu vida.
Trabaja como si siempre hubieras de vivir y vive como si pronto hubieras de morir.
Trabaja como si vivieres siempre, y vive como si murieses hoy.
Trabaja, Perico; que quien nació pa ser pobre, ni el rey le hace rico.
Trabaja y no comerás paja.
Trabajando por cuenta ajena, poco se gana y mucho se pena.
Trabajar cuando haya gana, que lo que no se hace hoy, se hará mañana.
Trabajar es torturar.
Trabajar es virtud; pero trabaja tú.
Trabajar, solo con la muerte puede acabar.
Trabajar y no medrar, es gran pesar.
Trabajo sin provecho es hacer lo que está hecho.
Uno es el que trabaja y otro el que se lleve la ganancia.
Uno trabajando y cuatro mirando, el caminos está arreglado.
Unos trabajan y otros los naipes barajan.
Viendo trabajar al maestro, se aprende el oficio presto.
Ya que aprendiste a cobrar, aprende también a trabajar.


Volver al Refranero


© Refranero Castellano