Está en Refranero Castellano > Refranes sobre la educación

REFRANES SOBRE LA EDUCACIÓN



A bodas y a niño bautizado, no vayas sin ser llamado.
A la fuerza, ni el zapato entra.
A la primera, perdón; a la segunda con el bastón.
Al hijo malo, pan y palo.
Al hombre mayor, darle honor.
Al malo, lo mejora el palo.
Al niño y al mulo, en el culo.
Al que al cielo escupe, en la cara le cae.
Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan.
Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
Aunque vestido de lana, no soy borrego.
Buen porte y buenos modales abren puertas principales. 
Buenas costumbres y dineros hacen de los hijos caballeros. 
Buenas palabras y buenos modales todas las puertas abren. 
Buenos modales juntan caudales y abren puertas principales.
Con buenas palabras y mejores hechos conquistarás el mundo entero. 
Con el viento se limpia el trigo, y los vicios con castigo.
Cortesía de boca, gana mucho a poca costa.
Cortesía de boca, mucho consigue y nada cuesta.
Cortesía de palabra, o conquista o empalaga.
Cortesía de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero.
Cortesía y bien hablar cien puertas nos abrirán. 
Cortesías engendran cortesías.
Costumbres de mal maestro sacan hijo siniestro.
Costumbres y dineros hacen hijos caballeros.
Cuanta más grandeza, más llaneza.
De ninguno has de decir, lo que de ti no quieras oir.
Dime de qué presumes y te diré de lo que careces.
Donde fueres haz lo que vieres.
El buen traje encubre el mal linaje.
El día que no me afeité, vino a mi casa quien no pensé.
El exceso de cortesía es descortesía.
El que la ley establece, guardala debe.
En cada tierra su uso, y en cada casa, su costumbre.
En el andar y el vestir serás conocido entre mil.
En el medio está la virtud.
En la mesa y en el juego se conoce al caballero.
Fingir modales, no hace caballero.
Ir contracorriente no es de hombre prudente.
La buena educación conviene para usarla con quien la tiene.
La cortesía es de quien la da, y no de quien la recibe.
La coz de la yegua no hace mal al potro.
La letra con sangre entra.
Las apariencias engañan.
Lo cortés no quita lo valiente.
Lo poco agrada y lo mucho enfada.
Lo que se aprende en la cuna siempre dura.
Lo que se usa no se excusa.
Más vale ser que parecer.
No hay razón como la del bastón.
Si de nada sirve el palo, malo, malo.
Siempre hay falsía en la mucha cortesía.
Sigue un buen sendero y serás un caballero.
Treinta monjes y un abad no pueden hacer beber a un asno contra su voluntad.
Un palo vestido no parece palo.
Va el Rey do puede, y no a do quiere.
Vale más caer en gracia, que ser gracioso.
Virtudes vencen señales.


Volver al Refranero


© Refranero Castellano