Está en Refranero Castellano > Refranes marineros

REFRANES MARINEROS



A barco desesperado, Dios le encuentra puerto.
A barco nuevo, capitán viejo.
Abogacía: que uno boga y otro cía.
A bordo no hay más cuerda que la del reloj.
A buen viento, mucha vela pero poca tela.
A clavo ardiendo, se agarra el que se está hundiendo.
A golpe de mar, pecho sereno.
A la mar me voy, mis hechos dirán quién soy.
A norte joven y a sur viejo, no les fíes el pellejo.
Agua a la entrada de la luna, o mucha o ninguna.
Alba roja, vela moja.
Al hogar, como a la nave, le conviene el mar suave.
Amarga más pelo de mujer que calabrote de navío.
A mucho viento, poca vela.
A navegar el marino y a sembrar el campesino.
A piloto diestro, no hay mar siniestro.
Aprovecha la racha, que viene escasa.
A tal patrón, tal marinero.
Aunque la mar sea honda, echa la sonda.
A velas partidas, sálvenos Dios y Santa María.
Barco a la capa, marinero a la hamaca.
Cada palo que aguante su vela.
Carga la nao trasera si quieres que ande a la vela.
Cielo rojo al amanecer, el mar se ha de mover.
Con ballestrinque y cote, no se zafa ningún bote.
Con más mar, más vela.
Cuando agua venga antes que viento, prepara aparejo a tiempo.
Cuando al marinero le dan de beber, o esta jodido o lo van a joder.
Cuando la vela azota el palo, malo.
Cuando sopla norte oscuro, quédate al abrigo de cabo seguro.
Delfines que mucho saltan, viento traen, y calma espantan.
De la carta al timón, al revés la corrección.
De navegar apercibido, nadie se ha arrepentido.
De remeros novatos, boga ranchera.
Deberás amarrar pensando que has de desamarrar.
Deberás fondear pensando que has de levar.
Después de perdido el barco, todos pilotos.
Donde hay patrón, no manda marinero.
Ea, ea, que el que no embarca no se marea.
El capitán verdadero, embarca el primero y desembarca el postrero.
El joven para aferrar, y el viejo para el compás.
El que veló, sondó y desconfió, jamás se perdió.
El viejo que tiene mujer moza, ojo al timón y mano a la escota.
En buen tiempo, no faltan pilotos.
En cada costera, mucho se espera.
En calma de mar no creas, por sereno que lo veas.
En el acto de varar, manda la máquina parar.
En lo que claramente veo, no brujuleo.
En noche cerrada, más vale vela aferrada.
En poca agua, poco se navega.
Espera que llene la mar para entrar en la canal.
Fuego fatuo y Sur soplando, va el tiempo empeorando.
Gaviota a tierra volando, marinero velas rizando.
Gaviotas en tierra anuncian temporal fuera.
Gaviota que busca madriguera, anuncia tempestad de esta manera.
Horizonte claro con cielo nublado, buen tiempo declarado.
La mar y la mujer de lejos se han de ver.
Lancha sin cubierta, sepultura abierta.
Las estrellas a brillar, marinero a la mar.
La vela hay que velarla, y si no guardarla.
Lo que sea de la mar, todo es azar.
Luna con cerca y agua en cubierta, marinero alerta.
Mal hijo y buen marinero, mueren lejos.
Mar rizada contra ola, al contraste el viento rola.
Marzo ventoso, para el campesino provechoso y para el marino desastroso.
Más vale palmo de vela que remo de galera.
Más vale vapor en calderas que alas rastreras.
Mejor navega el que tiene buen viento que quien rema con mucho aliento.
Mujer, viento, tiempo y fortuna, pronto se muda.
Náufrago que vuelve a embarcarse, y viudo que reincide, escarmiento piden.
Navío parado no gana flete.
No está en mano de piloto que deje el viento su soplo.
No existe hombre de mar que no se pueda ahogar.
Norte claro, sur oscuro aguacero seguro.
Norte oscuro, temporal seguro.
No sabe nadar el áncora y siempre va por el agua.
No salgas de puerto si las nubes no corren con el viento.
No tires remos viejos hasta tener dispuestos los nuevos.
Nudo hagas que deshagas.
Paralelo navegando, tierra encontrando.
Penas y olas, nunca vienen solas.
Pisada de patrón, no mancha la vela.
Ponte en guardia marinero, lo que al otro le pesa, a ti te espera.
Quéjase en vano de la mar quien no se cansa de navegar.
Quien ande por la mar, aprende a rezar.
Quien buen Norte tiene, seguro va y seguro viene.
Quien el tiempo se expone a predecir, se expone a mentir.
Quien está en la mar: navega; y opina quien está en tierra.
Quien no hace nada, achica.
Quien no mira derrotero, es majadero.
Quien no tuviese quehacer, arme navío o tome mujer.
San Telmo en la arboladura, mal tiempo augura.
San Telmo en cubierta brilla, cierra bien la escotilla.
Ser como el bichero que tiene dos ganchos: uno para atracar y otro para desatracar.
Si al mar van las gaviotas, marinero a las escotas.
Si descarga por el noreste, el capitán no se acueste.
Si el grumete supiera y el patrón pudiera, todo se hiciera.
Si el mar fuera vino, todo el mundo sería marino.
Si el remo rompe la pala, el patrón paga; si rompe por el guión paga el patrón.
Si empieza el pulpo a flotar, amenaza temporal.
Si hay agua después del viento tu barco andará contento.
Si quieres pasar la mar, no te canses de arrizar.
Si sales a navegar no te canse el preparar.
Si se calma el vendaval y por el norte se rola, es probable un temporal con el agua hasta la gola.
Si un norte se te ha perdido por el sur anda escondido.
Si vas con norte a la mar, ropa de agua has de llevar.
Si viene lluvia y después viento, arría todo o métete adentro.
Socorro tardío, socorro baldío.
Tras mala navegación el puerto sabe mejor.
Viento del este lluvia como peste.
Zuncho flojo, peor que roto.


Volver al Refranero


© Refranero Castellano