Está en Refranero Castellano > Refranes sobre melones

REFRANES SOBRE MELONES

España es uno de los principales productores mundiales de melones. Las mejores regiones para su cultivo son las de clima cálido y poco lluvioso.
Como las semillas requieren una temperatura mínima de 18ºC para germinar, se suelen sembrar con los primeros calores de la primavera cuando el peligro de heladas ha pasado y el suelo ya se ha calentado y está seco.
El cultivo dura de de 120 a 200 días, es decir, de 4 a 6 meses.
La recolección se hace en verano, desde julio hasta septiembre, época en la que el melón es una de las frutas más consumidas, por sus propiedades refrescantes.



REFRÁN SIGNIFICADO

Por San Gregorio, la pipa al hoyo.
Por San Marcos el melonar, ni nacido ni por sembrar.
Por San Vidal, siembra el melonar.
Por San Isidro, el melonar, ni nacido, ni por sembrar.
En mayo, tu melonar, ni nacido ni por sembrar.
Entre grama y terrón se siembra el buen melón.

Con los primeros calores de la primavera (San Gregorio Magno es el 12 de marzo, San Marcos el 25 de abril y San Vidal el 28 de abril) es el momento de sembrar los melones. Por mayo (San Isidro, 15 de mayo) ya tienen que estar sembrados.


REFRÁN SIGNIFICADO

Sandia y melón, qué buenos para el calor.
Al gorrino y al melón, calor.
En julio al mucho calor, ajo blanco y melón.
En julio el melón echa dulzor.
En julio, el melón echa sabor.
En agosto, sandía o melón, buen refresco son.
Por Santiago pinta la uva, pinta el melón y el melocotón.
Sólo de San Justo a San Gabriel, los melones saben a miel.
Hasta San Bernardo, el melonar, lo que tenga bueno es lo que te da.
Hasta san Bernardo Abad, tiene buen fruto el melonar.
En septiembre, los melones se guardan en los rincones.
Por la Virgen de Carrión, deja la sandía y vete al melón.
Por San Antón, pierde su gusto el melón.

Durante los meses de verano, desde julio hasta septiembre, es la época de recolección.
Los melones de agosto (San Bernardo es el 20 de agosto) y septiembre alcanzan un mayor grado de madurez que los de julio (Santiago es el 25 de julio) por lo que desarrollan un exquisito sabor y un refrescante dulzor.
Dice el refranero que del 7 de agosto al 29 de septiembre (de la festividad de los Santos Justo y Pastor a San Gabriel) es la mejor época para su consumo.
En Extremadura el refranero recomienda consumir los melones a partir de septiembre, después de la Virgen de Carrión (8 de septiembre), venerada en su santuario, fronterizo con Portugal, de Alburquerque (Badajoz).
Si se guardan para el invierno hay que consumirlos antes de enero (San Antón es el 17 de enero).


REFRÁN SIGNIFICADO

A melón bueno y maduro, todos le huelen el culo.
Al melón maduro, todos le huelen el culo.
Dar con buen melón y buena mujer, acierto es.
El casamiento y el melón, por ventura son.
Cigarro puro, melón, y mujer; más vale acertar que escoger.
El melón, largo, pesado, escrito y borrado.
El melón y el queso, al peso.
El melón y la mujer, malos son de conocer.
El melón y la mujer, son difíciles de conocer.
El toro y el melón, como salen, son.

Para saber cuando un melón está maduro se recurre a varias maniobras:
Por el peso, a igualdad de tamaño, están más maduros los que pesan más.
La base correspondiente a la parte del tallo o rabillo debe estar cuarteada, y la de la parte opuesta, debe ceder ligeramente a la presión del dedo.
Si al golpearlo con la palma de la mano se percibe un sonido sordo, significa que está maduro.
Su aroma ha de traspasar incluso la corteza. Al oler el polo opuesto al tallo debe desprender un aroma dulce y delicado, muy característico.


REFRÁN SIGNIFICADO

El melón en ayunas, oro; al mediodía plata y por la noche mata.
Más vale un buen melón, que un buen pepino.
Un escribano, un gato y un melón invernizo, son tres cosas que el diablo los hizo.
Arroz y merluza, melón y pepino, nacen en agua y mueren en vino.
El que nació para melón, nunca llegará a sandía.
Cosechas de ajos y melones, cosechas de ilusiones.
En tiempo de melones, cortos los sermones.
Por la virgen melonera, verano fuera.



Volver al Refranero


© Refranero Castellano