Está en Refranero Castellano > Refranes sobre la gente

REFRANES SOBRE LA GENTE



Ande yo caliente y ríase la gente.
A gente villana, pocas palabras y ésas, claras.
A los quince el que quise, a los veinte el que quiso mi gente y a los treinta el que se presenta.
A mala gente, envidia fuerte.
A quien mucho miente, le huye la gente.
Abril riente, mata de frío a la gente.
Abril sonriente, de frío mata a la gente.
Adonde va la gente, va Vicente.
¿Adónde vas Vicente? Adonde va la gente.
Agua corriente no mata a la gente.
Agua corriente, no mata gente; agua «estancá», la matará.
Agua corriente, no mata gente; agua sin correr, puede suceder.
Agua corriente, sana a la gente.
Agua fría y pan caliente, mata a la gente.
Al ausente, por muerto le da la gente.
Alta cama y poca ropa, es señal de gente loca.
Ande yo caliente y ríase la gente.
Aunque sea otra tu mente, de buenas palabras págase la gente.
Benavente, buena tierra y mala gente.
Benavente, si buena es la villa, mejor es la gente.
Boca sin dientes, casa sin gente.
Buena gente tiene el conde si no se esconde.
Cabeza fría, pies calientes y culo corriente, dan larga vida a la gente.
Cabeza fría, pies calientes... dan larga vida a la gente.
Camino robado, al otro día, sin gente.
Como te presentes, así te mirara la gente.
Con buena gente, trataré yo; con gentuza, no.
Con gente de «alpargates» no te trates.
Con gente de mala casta ni amistad ni confianza.
Con gente de montaña no basta maña, hay que meterles caña.
Con gente de montaña, poca compaña.
Con gente mal criada, nada.
Con vehículos y gentes, debemos ser muy prudentes.
Cuando el gallo canta, la gente se levanta.
Cuando habla la gente grande, no mete el hocico el puerco.
De la buena gente guárdate, de la mala escóndete.
De Navarra salió, de Navarra saldrá; el coraje y la gente que amenaza y que da.
De poniente, ni viento ni gente.
Dios te guarde de hora menguada y de gente que no tiene nada.
¿Dónde vas Vicente?, donde va la gente.
El deber es de caballeros, y no pagar de gente noble.
El hacer bien a gente ruin tiene buen principio y muy mal fin.
El muerto y el ausente, no son gente.
El mundo progresa con la gente que se atreve.
El oficial que no miente, sálgase de entre la gente.
El vivir templadamente hace sana y rica a la gente.
Entre las gentes, hay mil gustos diferentes.
Garbanzo fino y gente inteligente, en Fuentesaúco se dan fácilmente.
Gente castellana, gente sana.
Gente de montaña, gente de maña.
Gente de navaja poco trabaja.
Gente de sotana logra lo que le da la gana.
Gente de sotana nunca pierde y siempre gana.
Gente de trato llano, ésa es de mi agrado.
Gente loca, poca toca.
Gente no bienvenida, cuanto más lejos más querida.
Gente parada, malos pensamientos.
Gente pobre no necesita criados.
Gente pobre y necia, poca ropa y mucha soberbia.
Gente popular, donde la llevan va.
Gente que viste sotana, consigue lo que le da la gana.
Gente refranera, gente puñetera.
Gente ruin, campana de palo.
Gente tuna, poco sopera.
Hablan las gentes, y cuenta el que no tiene dientes.
Hablando se entiende la gente.
Hay gente que oye campanas y no sabe dónde.
Hay gente tan lista que se pierde de vista.
Hay gente tan mala, que muerde con la boca cerrada.
Hierro caliente se dobla fácilmente; y eso ocurre con la gente.
Humo y mala cara, sacan a la gente de casa.
Ir por leña y volver caliente, le ocurre a alguna gente.
La gente agradecida es gente bien nacida.
La gente de buen vivir, al anochecer, a dormir.
La gente que bien lo pasa, al anochecer en casa.
La gente se acuerda de Santa Bárbara cuando truena.
Las gentes iguales son, si no hubiera presunción.
Mal haya quien me casó, con una mujer tan fea, que no la puedo sacar donde la gente la vea.
Más gente va en coche al infierno que al cielo.
Mientras vas y vienes, no falta gente por el camino.
Moza que mucho va a la fuente, anda en bocas de la gente.
Mucha gente junta, algo barrunta.
Muere más gente por comer que por ir a la guerra.
Nadie puede atar las lenguas a las gentes.
Ni fíes, ni porfíes, ni arriendes y vivirás bien entre las gentes.
Ni fíes, ni porfíes, ni confíes, ni arriendes, y vivirás entre las gentes.
No comas judías cuando hayas de andar entre gente de cortesía.
No hay cosa que más descontente que vivir entre ruin gente.
No hay más mala gente que hombres y mujeres.
Orense, buen pan, buen vino y mala gente.
Pan caliente mata a la gente.
Pecado de boca, pecado de gente loca.
Por más que te halaguen los de enfrente, nunca olvides a tu gente.
Queriendo la dama y el pretendiente, aunque no quiera la gente.
Quien mal habla del ausente, da gusto al diablo y la gente.
Quien miente no viene de buena gente.
Quien no miente, no viene de buena gente.
Rico de repente, o heredero, o mala gente.
Se ahoga más gente en los vasos que en los ríos.
Si el caballo tuviese bazo y la paloma hiel, toda la gente se avendría a bien.
Si eres terrateniente, madrugar y cambiar gente.
Si quieras que la gente se ría, cuenta tus penas María.
Si quieres tu estima ver crecer, trata a la gente bien.
Sitio que vas, gente que encuentras.
Taberna sin gente, poco vende.
Tal la gente, tal la música de un pueblo.
Tal música, tal gente de un país.
Ten que dar y te vendrán a buscar; ponte a pedir y verás a la gente huir.
Toda es buena gente, mas mi capa no aparece.
Vivir con una persona humilde, refresca la mente.
Yendo yo caliente, ríase la gente.


Volver al Refranero


© Refranero Castellano